Meditación

Meditar es entrenar intencionadamente la capacidad de atravesar (conscientemente) emociones, especialmente aquellas que intentamos evitar sentir porque nos abruman, asustan o simplemente no sabemos gestionar.

Un proceso meditativo consiste en aprender a desarrollar la práctica personal de meditación, una metodología accesible y completa que te permita evolucionar como ser humano. Es muy similar a la terapia, pero nos centramos más en la experiencia sentida, y la explicación es más didáctica.

Cuando abrimos un espacio de meditación es para procesar lo que sentimos, permitiendo que aparezcan recuerdos y emociones irresueltas que crean y sostienen el condicionamiento psicológico que vivimos como malestar emocional.

La carga emocional condiciona nuestros pensamientos, acciones, decisiones… Por lo que, al liberar las emociones, cambia la percepción que tenemos sobre nuestro día a día y nuestro sentir. En la medida en la que aliviamos la carga emocional, ganamos comprensión y libertad.

La clave de la meditación es darte cuenta de que no eres tus pensamientos, ni tus emociones, ni tus creencias… sino el anfitrión de todo esto. Un buen instructor de meditación te enseña a colocarte en el lugar en el que puedes ver cómo las emociones y los pensamientos, evolucionan de manera orgánica, con sólo sostener tu atención sobre ellos.

MEDITACIÓN

Meditar es entrenar intencionadamente la capacidad de atravesar (conscientemente) emociones, especialmente aquellas que intentamos evitar sentir porque nos abruman, asustan o simplemente no sabemos gestionar.

Un proceso meditativo consiste en aprender a desarrollar la práctica personal de meditación, una metodología accesible y completa que te permita evolucionar como ser humano. Es muy similar a la terapia, pero nos centramos más en la experiencia sentida, y la explicación es más didáctica.

Cuando abrimos un espacio de meditación es para procesar lo que sentimos, permitiendo que aparezcan recuerdos y emociones irresueltas que crean y sostienen el condicionamiento psicológico que vivimos como malestar emocional.

La carga emocional condiciona nuestros pensamientos, acciones, decisiones… Por lo que, al liberar las emociones, cambia la percepción que tenemos sobre nuestro día a día y nuestro sentir. En la medida en la que aliviamos la carga emocional, ganamos comprensión y libertad.

La clave de la meditación es darte cuenta de que no eres tus pensamientos, ni tus emociones, ni tus creencias… sino el anfitrión de todo esto. Un buen instructor de meditación te enseña a colocarte en el lugar en el que puedes ver cómo las emociones y los pensamientos, evolucionan de manera orgánica, con sólo sostener tu atención sobre ellos.

¿Por qué meditar/sentir y no racionalizar?
  • Puesto que las emociones son experiencias del Corazón/Cuerpo (y no de la mente analítica), es lógico que aprendamos a afrontarlas desde su lugar.
  • Porque no es lo mismo entender algo, que sentirlo.
  • Porque el 95% de nuestra actividad mental es producto de nuestras emociones.
  • Porque usamos las resistencias de nuestra mente precisamente para evitar sentir emociones desagradables. Nos perdemos el aprendizaje que hay tras ellas.
¿Qué se logra con la meditación?

Con la meditación se logra:

  • Al aliviar la carga emocional, encontramos serenidad y claridad mental.
  • Vives tus emociones sin ser víctima de ellas.
  • Reconoces actividad mental sin ser víctima de ella.
  • Reconocemos y deshacemos condicionamientos subconscientes.
  • Desarrollamos coherencia entre nuestro mundo externo e interno.
¿Emociones incómodas, experiencias irresueltas?

Las emociones que consideramos incómodas, lo son porque:


  • Hemos evitado tantas veces contactar con ellas, que ya nos cuesta sostener nuestra atención sobre ellas.
  • Hemos permanecido tanto tiempo en esa experiencia que estamos perdidos en la identificación con la misma.
  • Parece que nos atraparán para siempre.
  • No sabemos cómo atravesar estas emociones.
  • Hablar de ellas, es incomodar a los demás.

Surgen a partir de experiencias que no supimos gestionar en el pasado. Y vuelven a surgir ahora porque lo que estamos viviendo nos recuerda a la experiencia original.

Nos resultan desagradables o incómodas porque proyectamos sobre el presente el malestar que vivimos en la experiencia original.

¿Cómo es un proceso meditativo?

Cuando nos iniciamos en la práctica meditativa, nos entrenamos en llevar la atención hacia dentro, entrar en contacto sostenido con nuestra vivencia emocional y sensorial.

Cuando somos meditadores avanzados sabemos que sostener la conexión con esa vivencia emocional alivia y descarga las emociones intensas e irresueltas, y esto nos ofrece claridad mental y serenidad. Nos permite reconocer nuestro condicionamiento psicológico.

Cuando somos meditadores expertos sabemos cómo aproximarnos y deshacer el condicionamiento psicológico.

A medida en que vamos avanzando en nuestra práctica nos damos cuenta de que somos el condicionado, el condicionamiento, lo condicionado.

¿Cuál es la diferencia entre Meditación y Relajación? 

Una relajación simplemente busca bajar nuestro nivel de activación/excitación temporalmente.

La meditación busca una serenidad y claridad mental solidas y de larga duración, y lo hace creando conexión y comprensión de nuestra naturaleza profunda.

¿Cuál es la diferencia entre Meditación y Terapia?

La Meditación nos ofrece conexión con la experiencia sentida. La Terapia nos ofrece comprensión y claridad sobre esa experiencia.

Para mí, la meditación y la terapia son dos procesos de naturaleza terapéutica. Desde mi punto de vista, son complementarios.

La terapia es interesante durante una etapa concreta, hasta que hemos aprendido a trabajar con nuestros lugares oscuros. La meditación es la practica personal e individual que se aprende en terapia y se ejerce a voluntad para el mantenimiento emocional y autoindagación.

¿Por qué meditar/sentir y no racionalizar?
  • Puesto que las emociones son experiencias del Corazón/Cuerpo (y no de la mente analítica), es lógico que aprendamos a afrontarlas desde su lugar.
  • Porque no es lo mismo entender algo, que sentirlo.
  • Porque el 95% de nuestra actividad mental es producto de nuestras emociones.
  • Porque usamos las resistencias de nuestra mente precisamente para evitar sentir emociones desagradables. Nos perdemos el aprendizaje que hay tras ellas.
¿Qué se logra con la meditación?

Con la meditación se logra:

  • Al aliviar la carga emocional, encontramos serenidad y claridad mental.
  • Vives tus emociones sin ser víctima de ellas.
  • Reconoces actividad mental sin ser víctima de ella.
  • Reconocemos y deshacemos condicionamientos subconscientes.
  • Desarrollamos coherencia entre nuestro mundo externo e interno.
¿Emociones incómodas, experiencias irresueltas?

Las emociones que consideramos incómodas, lo son porque:

  • Hemos evitado tantas veces contactar con ellas, que ya nos cuesta sostener nuestra atención sobre ellas.
  • Hemos permanecido tanto tiempo en esa experiencia que estamos perdidos en la identificación con la misma.
  • Parece que nos atraparán para siempre.
  • No sabemos cómo atravesar estas emociones.
  • Hablar de ellas, es incomodar a los demás.

Surgen a partir de experiencias que no supimos gestionar en el pasado. Y vuelven a surgir ahora porque lo que estamos viviendo nos recuerda a la experiencia original.

Nos resultan desagradables o incómodas porque proyectamos sobre el presente el malestar que vivimos en la experiencia original.

¿Cómo es un proceso meditativo?

Cuando nos iniciamos en la práctica meditativa, nos entrenamos en llevar la atención hacia dentro, entrar en contacto sostenido con nuestra vivencia emocional y sensorial.

Cuando somos meditadores avanzados sabemos que sostener la conexión con esa vivencia emocional alivia y descarga las emociones intensas e irresueltas, y esto nos ofrece claridad mental y serenidad. Nos permite reconocer nuestro condicionamiento psicológico.

Cuando somos meditadores expertos sabemos cómo aproximarnos y deshacer el condicionamiento psicológico.

A medida en que vamos avanzando en nuestra práctica nos damos cuenta de que somos el condicionado, el condicionamiento, lo condicionado.

¿Cuál es la diferencia entre Meditación y Relajación? 

Una relajación simplemente busca bajar nuestro nivel de activación/excitación temporalmente.

La meditación busca una serenidad y claridad mental solidas y de larga duración, y lo hace creando conexión y comprensión de nuestra naturaleza profunda.

¿Cuál es la diferencia entre Meditación y Terapia?

La Meditación nos ofrece conexión con la experiencia sentida. La Terapia nos ofrece comprensión y claridad sobre esa experiencia.

Para mí, la meditación y la terapia son dos procesos de naturaleza terapéutica. Desde mi punto de vista, son complementarios.

La terapia es interesante durante una etapa concreta, hasta que hemos aprendido a trabajar con nuestros lugares oscuros. La meditación es la practica personal e individual que se aprende en terapia y se ejerce a voluntad para el mantenimiento emocional y autoindagación.

Teléfono: 678 765 536    Correo: contacto@ricksilva.es 

WhatsApp chat